jueves, 23 de agosto de 2012

mariposa adulta

















La duración de la vida de las mariposas es muy variable. Puede durar desde varias semanas hasta unos pocos días, dependiendo de las especies. Un claro ejemplo de esto último es el caso de la "Bombix de la morera" (bombyx mori), que vive tan poco tiempo que no se llega a alimentar cuando es adulta. En cambio, otras especies viven mucho más tiempo, en particular las que hibernan en forma adulta. Pero cualquiera que sea su duración de vida, estos insectos deben atravesar cuatro fases sucesivas, dos de las cuales son activas y dos son pasivas.

Vida adulta
La mayoría de las mariposas adultas se alimentan libando el néctar de las flores con su espiritrompa, una estructura bucal extensible evolucionada a partir de algunas de las piezas bucales articuladas típicas de los insectos.
Esta "lengua enrollada" es flexible y muy sensible. Puede introducirse dentro de una flor, pero también puede inclinarse abruptamente, de manera que la mariposa puede alimentarse desde diferentes ángulos sin tener que mover, tan siquiera, su esqueleto. Una vez que la mariposa ha terminado de alimentarse, la lengua se retrae enroscándose y encaja exactamente debajo de la cabeza del insecto. Machos y hembras se buscan activamente, usando como guía visual su aleteo característico, y empleando el sentido del olfato. Tras la fecundación, la hembra pone varios cientos o miles de huevos. En algunos casos la vida adulta es breve, no durando más que el tiempo necesario (a veces un solo día) para asegurar la reproducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada